Limpieza de alfombras con productos caseros

Claro está que se pueden tomar medidas efectivas para no ensuciar demasiado nuestras alfombras, como el hecho de no pisar con zapatos nuestras alfombras, evitar el derrame de líquidos o de comida o el paso de animales domésticos.

Aún y así, la limpieza de alfombras es del todo imprescindible y la verdad es que no requiere mucho esfuerzo si seguimos e interiorizamos las pautas básicas para su limpieza y desinfección.

Aspirado semanal

La frecuencia con la que deberíamos aspirar las alfombras depende del uso que se le dé a la alfombra y evidentemente del material de la que esté hecha.

Consulta la Guía para elegir una alfombra para descubrir los tipos de alfombras y materiales más habituales, en este mismo blog.

De promedio, para una vivienda con alfombras en salones, es recomendable el aspirado una vez por semana.

Si además conviven mascotas o bien hay niños jugando sobre ellas, deberemos aumentar la frecuencia del aspirado para mantener el máximo de higiene y evitar alergias producidas por el polvo.

Proceso de limpiado básico de las alfombras

Deberemos estar atentos al tipo de succión de la aspiradora que debe poder regularse y evitar la posición máxima y dañar las fibras o lanas.

Empezamos con la alfombra sobre el suelo, nunca colgada ni en posición vertical, seguidamente, colocamos el cepillo de la aspiradora en modo alfombra.

Con esta opción, disponible en la mayoría de aspiradoras, evitamos que se pueda dañar la alfombra.

El movimiento de aspirado debe seguir siempre la dirección de las hebras de la alfombras y al finalizar, realizamos pasadas a 90º, para así eliminar cualquier residuo.

Pero el aspirado no es el único sistema que debemos utilizar para la limpieza de alfombras. Es necesario sacudir las alfombras al menos una vez cada dos meses.

Sacudir las alfombras permitirá que los residuos que hayan quedado atrapados en la parte más interior del pelo, se desprendan.

Si prefieres un robot aspirador para tener siempre limpias las alfombras, puedes consultar la comparativa y el artículo en este enlace.

Materiales caseros para limpiar alfombras

Existen numerosos trucos y métodos caseros para limpiar alfombras pero en la mayoría de ellos siempre hay un producto que es casi milagroso. Es el bicarbonato de sodio.

Si hablamos de alfombras de lana o de algodón, podemos espolvorear bicarbonato sobre ellas y dejar actuar durante una o dos horas aproximadamente.

Pasado el tiempo, aspiramos la alfombra y habrá quedado como nueva.

Limpiar alfombras con bicarbonato además eliminará los malos olores con lo cual es muy recomendable en aquellos hogares dónde hay animales domésticos.

Consulte los principales bicarbonatos sódicos que existen en el mercado, son productos económicos y listos para ser usados en sus alfombras y moquetas.

Nuestro producto estrella és el Nortembio.

Otro producto milagroso es la sal común.

Para limpiar alfombras con sal, solo tenemos que dispersar abundante sal sobre la alfombra y la enrollamos durante toda la noche, al día siguiente aspiramos y estará como nueva.

Si se trata de quitar una mancha de líquido reciente, lo primero será retirar la mayor parte mediante papel de cocina, dejando actuar sobre la mancha para que se impregne.

Para manchas más difíciles, puede consultar la siguiente comparativa.

Ir cambiando el papel hasta que ya no recoja más líquido. Seguidamente, podremos utilizar detergente líquido diluido con agua y frotar suavemente sobre la mancha, en movimientos circulares.

Lavado a máquina

Si estamos hablando de alfombras de algodón, la cosa se simplifica.

Si se trata de alfombras de una medida razonable, que las podamos lavar a máquina, este material, el algodón permite ser lavado siempre que en la etiqueta así lo indique.

Deberemos seleccionar un programa corto y con agua fría y sin centrifugado.

La dejaremos secar al sol y lista.

Lavado a mano

Para aquellas alfombras que admitan el lavado con agua, siempre es más recomendable el lavado  a mano.

La limpieza de una alfombra a mano debe ser sumergiendo la alfombra en agua templada, más bien fría y utilizar un jabón neutro.

Seguimos con el aclarado, con abundante agua. Tan importante es el proceso de lavado como el de aclarado. Para el aclarado puede ser conveniente utilizar la bañera y llenarla de agua fría.

Finalmente, acabamos dejando secar la alfombra al aire libre, a poder ser al sol y girada del revés para evitar que el sol dañe el tinte.

Manchas difíciles en alfombras

Si descubrimos chicle en nuestra alfombras, no nos desesperemos. Existe un método infalible y útil para cualquier tejido. Se trata del hielo.

Deberemos poner hielo sobre el chicle hasta que endurezca del todo.

Recomendamos poner papel de cocina alrededor para evitar que al deshacerse el hielo moje demasiados los alrededores.

Una vez el hielo haya endurecido, podremos quitarlo con facilidad con las manos.

Evitar usar productos como tijeras, cuchillos, etc que podrían dañar la alfombra.

Podemos seguir poniendo hielo si notamos que el chicle adquiere plasticidad por la manipulación.

Hasta aquí las pautas a seguir para limpiar alfombras sin gastar casi ni un euro.

Para acceder a la página principal pulse aqui.

Para conocer como eliminar cada tipo de mancha, acceda al post dedicado a como eliminar manchas

Última actualización el 2020-02-27 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados